Logo Gobierno  
Logo Juventud


    18 de Enero de 2018 

Inicio \ Noticias \ Detalles de la Noticia

Detalles de la Noticia

Imprimir contenido
Fecha de publicación : 01/12/2017 07:29:49 PM
Dí­a de la SoberanÃía Petrolera
A 15 años del sabotaje a PDVSA los trabajadores petroleros, petroquímicos y gasí­feros continúan en defensa de nuestra industria hidrocarburífera

 

El 2 de diciembre de 2002 arrancó el hecho más impactante de la industria petrolera nacional, mejor conocido como el sabotaje petrolero que tenía como objetivo derrocar de la Presidencia de la República al Comandante Hugo Chávez Frías, por las fuerzas de la derecha, agrupados en la Coordinadora Democrática, hoy conocida como la Mesa de la Unidad Democrática, la cual durante el 2017 ha continuado con sus intentos fallidos de derrocar al Gobierno Bolivariano del presidente Obrero Nicolás Maduro

 

Caracas, 2 de diciembre de 2017-. Un día como hoy hace 15 años, la meritocracia que dominaba la industria petrolera venezolana para aquel entonces, decidió parar sus operaciones, con el objetivo antinacionalista de sacar de la Presidencia de la República como diera lugar al Comandante Hugo Chávez Frías. Este hecho es conocido como el “sabotaje petrolero".

 

Este sabotaje fue convocado por gerentes de Petróleos de Venezuela, quienes reunidos en la organización civil “Gente del Petróleo” comenzaron a finales de octubre de 2002 a enviar a su personal correos electrónicos advirtiéndoles que para ese primer lunes de diciembre de 2002, se apertrecharan de velas, alimentos enlatados, agua y equipos de primeros auxilios.

 

Dentro de PDVSA se vivía una tensión filosa, la cual estalló el 2 de diciembre de ese mismo año cuando decidieron plegarse al “paro cívico nacional” convocado por FEDECAMARAS y la Coordinadora Democrática, hoy conocida como Mesa de la Unidad Democrática,  inicialmente por 24 horas, el cual se extendió hasta febrero de 2003.

 

El sabotaje dentro de la industria petrolera nacional quedó evidenciado a nivel nacional el día 4 de diciembre de 2002 cuando los canales de radio y televisión del país comenzaron a transmitir la noticia de la paralización del tanquero petrolero “Pilín León” el cual estaba fondeado en las aguas del Lago de Maracaibo.

 

Desde esta fecha y por 17 días este tanquero que estaba en la flota de PDV Marina, filial de esta “vieja PDVSA” se mantuvo paralizado.

 

La intención de los dirigentes de la Gente del Petróleo en complicidad con FEDECAMARAS y la CTV era paralizar la industria petrolera,  proveedora de los principales ingresos al país, asfixiar al gobierno del Comandante Chávez y obligarlo a renunciar.

 

Adicionalmente los voceros de la Gente del Petróleo indicaron el día 7 de diciembre en su parte de radio y televisión que la producción y exportación de petróleo estaban completamente paralizadas.

 

En la madrugada del 8 de diciembre, oficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, elaboraron un proyecto de decreto para que el presidente Chávez ordenara la toma de las instalaciones petroleras de todo el país.

 

Los actos del sabotaje...

 

Además de que el personal que laboraba en Petróleos de Venezuela dejó de asistir a sus puestos de trabajo, realizaron acciones que dañaron los equipos propiedad de la principal industria del país, consiguiendo restringir entre otras actividades, la producción de combustibles aeronáuticos, gasolina, gasoil, así como el transporte desde los centros de producción o refinación hacia los centros de suministro comercial.

 

El 9 de diciembre de 2002 en alocución de radio y televisión, el presidente de Petróleos de Venezuela, S.A (PDVSA) para la fecha, Alí Rodríguez Araque, hizo un llamado a  los empleados a reincorporarse a sus funciones. También hizo un llamado al pueblo venezolano a concentrarse en las puertas  de las más importantes instalaciones de la industria en el país para garantizar la continuidad de las actividades de la empresa y evitar actos de sabotaje, situación que no sucede y se evidencian los siguientes hechos:

 

*La afectación del suministro a la planta de combustible del Aeropuerto Internacional de Maiquetía, con perjuicio para el funcionamiento de líneas aéreas nacionales e internacionales.

*Suspensión del suministro de combustible desde las Plantas de Carenero, Guatire y Catia La Mar.

 

*El cierre del 90% de las estaciones de servicio en los estados Aragua, Guárico, Apure y Carabobo.

 

*La suspensión total de la actividad en las Plantas de Yagua y de Barquisimeto, ésta última surtidora de los estados Yaracuy, Lara y Cojedes.

 

*Suspensión de la Planta Guaraguao, con perjuicio para los estados Anzoátegui, Nueva Esparta y parte de Sucre.

 

*Suspensión de la Planta Maturín, con cierre de las estaciones de servicio de los estados Monagas, Delta Amacuro y Sucre.

 

*Suspensión de la Planta de San Tomé, afectando a la actividad de transporte de alimentos y productos industriales de la región.

 

*Mínimo despacho de las Plantas de Puerto Ordaz y Ciudad Bolívar, de la Planta de Bajo Grande surtidora de la costa oriental del Lago de Maracaibo, de la Planta de San Lorenzo, que operó en un 50%, con perjuicio para el suministro de los estados Zulia, Trujillo y parte de Lara y Falcón.

*Suspensión total de actividades de la Planta El Vigía, con afectación de los estados Mérida, Táchira y Apure.

 

*La paralización del buque "Pilín León" y de otros 12 tanqueros pertenecientes a la flota de PDV Marina.

 

*La presencia de 11 buques pertenecientes a armadores internacionales fondeados frente a diferentes puertos petroleros del país, lo cual no sólo paralizó el suministro de combustible al mercado interno, sino la venta de crudos y productos para la exportación.

 

*La negativa de seis buques tanqueros de terceros a atracar en muelles de PDVSA por considerar que no existía  personal calificado en dichas instalaciones.

 

*La producción total de crudo disminuyó en un 68%, tendiendo dicho porcentaje a descender aún más debido a la detención de la producción, a las restricciones de almacenamiento, a la paralización de 29 unidades de compresión en el Lago de Maracaibo y al detenimiento de las actividades del Terminal Lacustre de La Salina por abandono del personal.

 

*Paralización total en algunos casos y funcionamiento parcial de las refinerías El Palito, Puerto La Cruz y Paraguaná, así como en las petroquímicas ubicadas en el Tablazo, Morón y José, y casos de personal con hasta 48 horas de trabajo continuo.

 

La recuperación del Pilín León, golpe  de la Negra Matea a la derecha

 

El 21 de diciembre de 2002 y con una nueva tripulación el Gobierno Bolivariano logró recuperar el Buque Pilín León y llevado al puerto Bajo Grande en la costa occidental del Lago Maracaibo para descargar sus tanques llenos de combustible, lo cual fue un golpe  para las fuerzas de la derecha que pensaban que lograrían sus objetivos. A partir de esta fecha este tanquero pasó a llamarse Buque Negra Matea en honor a la nodriza del Libertador Simón Bolívar.

 

 Cronología de la recuperación de PDVSA


Luego de tres meses de acciones desestabilizadoras y la interrupción de las actividades de producción y comercialización de la industria petrolera, el control de las operaciones fue reiniciado, fruto del poder popular que se expresó en las movilizaciones con fervor nacionalista y la firme unión cívico militar sumando el esfuerzo de los  trabajadores con sentido patriótico, quienes rescataron la industria.

 

El 11 de enero de 2003, se recupera el sistema de gestión de datos y al día siguiente la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), expresa su apoyo al Pueblo y al Gobierno Bolivariano por la difícil situación que atraviesa como consecuencia del paro petrolero.

 

 

El 13 de enero de 2003: PDVSA controla el sabotaje informático al superar el bloqueo de claves de acceso e impidiendo el funcionamiento remoto de sistemas estratégicos que venía realizando la empresa Intesa. El presidente de PDVSA apela a la cláusula de situación de “Fuerza Mayor” en los contratos con sus clientes, como medida para salvaguardar los intereses de la empresa estatal petrolera.

 

Posteriormente, el 16 de enero de 2003 PDV Marina controla el 80% de los buques petroleros. PDVSA controla los 39 centros de cómputo de la empresa en el país que habían sido paralizados por la empresa Intesa.

 

El 20 de enero de 2003: Se enciende la Unidad de Destilación Atmosférica. Avanzan las labores de pre arranque del Complejo Refinador de Paraguaná (CRP).

 

El 25 de enero de 2013: Se normalizan los embarques a Citgo.

 

El 30 de enero de 2013: PDV Marina controla el 94% de su flota. Se reinician los embarques automatizados desde el Terminal Jose.


3 de febrero de 2013: Con el anuncio de la Coordinadora Democrática (organización de la oposición venezolana) de “flexibilizar” el paro, las actividades no petroleras que continuaban paradas retornaron a sus labores normales.


Gracias a la lucha liberada en esas jornadas por el pueblo movilizado y la fuerza laboral petrolera y gasífera, en contra de las pretensiones antinacionales y golpistas, se logró el pleno control nacional y la efectiva soberanía petrolera, avanzando desde entonces y como nunca, en nuestra historia petrolera, haciendo realidad la justa distribución de la riqueza, al emplear los cuantiosos recursos petroleros en beneficio de las necesidades sentidas de las mayorías invisibilizadas durante los gobiernos de la IV República.

 

Transcurridos 15 años de esos acontecimientos, aún  persisten sectores de derecha y fascistas que militan en las filas de la oposición con sus intentos de buscar salidas inconstitucionales y violentas por lo que el Gobierno Bolivariano ha hecho frente a estas pretensiones desestabilizadoras, puestas de manifiesto en la guerra económica conducida contra la Revolución democrática y constitucional del presidente obrero, Nicolás Maduro. 

 

 

Programa Radial Petróleo en Revolución Concurso abierto Foro de Países Exportadores de Gas Gaceta 6295 Gaceta Oficial 41069 Concurso OPEP CLAP Pdvsa Estancia RENEPET Petróleo y Revolución Taquilla Unica Descarga Energia para Aprender Encarte Energia Eléctrica